Guía para la aplicación de buenas prácticas de manufactura en bodegas

EmailEmail
4.5
Promedio: 4.5 (2 votos)
Su voto: Nada


Las buenas prácticas de manufactura (BPM) constituyen una herramienta inicial básica para lograr productos alimenticios inocuos y de calidad. Herramientas que, por lo general, se incluyen en el cuerpo legal de los Estados. En tal sentido, en la Argentina el Código Alimentario Argentino establece, en su capítulo II, la obligación de aplicar las BPM en la elaboración de alimentos. Del mismo modo, la Resolución 80/1996 del MERCOSUR indica la aplicación de las BPM para los alimentos que se comercializan en este mercado regional.
Uno de los aspectos de importancia en la adecuada aplicación de las BPM a la elaboración de vinos lo constituye la capacitación y concientización del personal vinculado con los procesos y operaciones pertinentes, los que podrían ser afectados si no se los capacitara e informara en forma adecuada.
Una herramienta útil para gestionar eficientemente los recursos humanos y materiales vinculados con la inocuidad y la calidad de los vinos que se elaboran, y evaluar su desempeño, la constituye la aplicación práctica de los cuestionarios orientativos, según se menciona a continuación. Detalles más finos pueden consultarse en las referencias bibliográficas al final de esta publicación.
Contenido:
Parte 1: Guía para la aplicación de buenas prácticas de manufactura en bodegas
Parte 2: Guía para la aplicación de análisis de peligros y puntos críticos de control en bodega (Norma IRAM 14104:2001)

Autores: 
Natalia Bonvini
Autores: 
Diego Grillo Trubba
Autores: 
Martín Cavagnaro
Autores: 
Alejandro Marianetti
Autores: 
Raúl Millán
Autores: 
Romina Garay
Autores: 
Juan Carlos Troiano
Editora: 
Alimentos Argentinos
Año: 
2,005