Cómo hacer y usar el compost

0
No votes yet
Your rating: None

La compostación lleva a cabo parte del ciclo biológico de crecimiento y descomposición. Para crecer, las plantas capturan energía del sol, dióxido de carbono del aire, y nutrientes y agua de la tierra. Después de morir, las plantas (y los animales que las comen) se convierten en las materias primas para el proceso de descomposición y compostación. Los microorganismos, hongos, insectos, gusanos, ácaros, y otros animalitos  convierten el carbono de las plantas muertas en energía para su propio crecimiento. Al mismo tiempo, liberan dióxido de carbono al aire. Asimismo, incorporan los nutrientes de las plantas en descomposición a sus cuerpos y luego los devuelven a la tierra. Otros microorganismos y plantas utilizan el carbono y nutrientes liberados por este proceso, y el ciclo empieza de nuevo. El material que queda después del proceso de descomposición se parece a la materia orgánica que forma parte del suelo. Retiene agua y nutrientes y hace la tierra más porosa y fácil de labrar.

La compostación rápida (caliente)

Se puede manipular el proceso de descomposición para acelerarlo. Lo más importante es mantener un equilibrio entre alimentos, agua y aire en el montón de compost que favorezca los organismos termofílicos (aficionados al calor). Uno de los productos derivados de la descomposición es el calor. Cuando las condiciones favorecen los microorganismos termofílicos, el montón de compost puede alcanzar rápidamente una temperatura de entre 120° y 150°F. Esta temperatura destruye la mayoría de los patógenos (los organismos que causan enfermedades) y semillas de malas hierbas. Sin embargo, no destruye los mycorrhizae (hongos beneficiosos que aumentan la absorción de nutrientes por las raíces de las plantas). Una vez terminada la fase de descomposición caliente, otros microorganismos, gusanos, insectos e invertebrados completan el proceso.

La compostación lenta (fría)

Si no se mantienen condiciones ideales para la compostación rápida, los microorganismos aún descomponen los desperdicios orgánicos. La descomposición simplemente es menos rápida, más fría, y menos eficaz para destruir los patógenos y semillas de malas hierbas.

Authors: 
Craig G. Cogger
Authors: 
Dan M. Sullivan
Authors: 
James A. Kropf
Publisher: 
Oregon State University
Year: 
2001