Fertilización del Cultivo de Mandioca

0
No votes yet
Your rating: None


Algunos productores de mandioca, que entregan su producto a mercados importantes, aplican fertilizantes a base de nitrógeno y fósforo, o nitrógeno solo, sin tener en cuenta las necesidades reales del cultivo y el suelo.
La fertilización con nutrientes principales como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y magnesio, se efectúa cuando existe carencia de ellos en el suelo o cuando se quiere mantener el nivel de los nutrientes, que la planta extrae del suelo y se los elimina cuando se vende la producción, en el caso de la mandioca, con las raíces.
La aplicación de fertilizantes se debe realizar en función de las necesidades del cultivo para aumentar la producción de raíces o tallos –hojas. Puede ser definida por el productor, en función de la cantidad de fertilizantes aplicados y/o del potencial de producción del clon o cultivar de mandioca, en nuestro caso.
Una cantidad de fertilizantes se aplicará para obtener rendimientos de 20 ton/ha de raíces y otra para 40 ton/ha de raíces, con el mismo clon de mandioca. Siempre teniendo en cuenta la cantidad de nutrientes que dispone el suelo, antes de iniciar la implantación de estacas–semillas. Es importante el momento de aplicación de cada nutriente y la cantidad del mismo, en el momento de desarrollo de la planta.
Se dispone de fertilizantes nitrogenados de liberación rápida (como la Urea o amoniacales), y lenta como los compuestos orgánicos (heces de ganado, por ejemplo).
En mandioca, el nitrógeno se debe aplicar siempre en el inicio de desarrollo del follaje de la planta, en banda cubierto por suelo, no más allá de los 40-60 días, para que sean bien aprovechados y no afecte el engrosamiento de raíces.
El potasio y fósforo, que se liberan e incorporan a la solución (agua nutrientes) del suelo más lentamente, se aplican antes de iniciar el cultivo. Se realiza en banda, al fondo del surco de siembra, cubierto por una capa de suelo que evite el contacto con raíces iníciales. Además, generalmente es necesario aplicar cada dos años la cantidad necesaria. En el caso de estos nutrientes, se necesita fertilizar sólo en caso de monocultivos extractores, como mandioca y batata.

Authors: 
Santiago A. Barbona
Publisher: 
INTA Argentina
Year: 
2003