Manzana, Kiwi y Arándano: Sin Insectos no hay Frutos ni Beneficios

0
No votes yet
Your rating: None

 

La cosecha de muchos cultivos depende en gran medida de la transferencia de granos de polen entre sus flores, o sea, de la polinización. El polen puede depositarse en las flores tras ser transportado por el viento (polinización anemófila) o por animales, mayormente insectos (polinización entomófila). Al visitar las flores para recolectar polen y/o néctar, los insectos polinizadores se impregnan accidentalmente de granos de polen que son transferidos a una nueva flor en su próxima visita. En concreto, la producción de la mayoría de vegetales que consumimos depende en mayor o menor medida de los insectos polinizadores (Klein et al., 2007). Se dice, por tanto, que los insectos dan un servicio de polinización. El manzano, el kiwi y el arándano son cultivos dependientes de dicho servicio.

Authors: 
Marcos Miñarro Prado
Authors: 
Daniel García García
Publisher: 
SERIDA
Year: 
2016